Ignifugación del Sur

Los procesos de ignifugación consisten técnicas de aplicación industrial mediante las cuales se trata un material para mejorar su comportamiento frente al fuego. Con ello, logramos disminuir la inflamabilidad del material y la velocidad de propagación de las llamas en caso de incendio.


No consiste en disminuir la combustibilidad, sino que lo que se consigue es mejorar la reacción del material en cuestión ante el fuego. Por tanto, hay que ser conscientes de que con este tratamiento el material jamás pasará de combustible a incombustible.


Tres son los principales métodos empleados para la ignifugación:

  • Transformación molecular del material en el proceso de fabricación
  • Incorporación de aditivos inhibidores al material durante el proceso de fabricación
  • Aplicación de recubrimientos sobre el material acabado e, incluso, colocado en su lugar de uso


Y es muy importante tener en cuenta que, entre otros, los efectos del clima, el uso, la limpieza, o el medio ambiente harán que los recubrimientos ignifugantes vayan desapareciendo progresivamente, por lo que se hace necesario repetir el tratamiento para mantener sus efectos.


En GRUPO PLAGASUR JEREZ ofrecemos todo tipo de soluciones para la protección contra incendios, a través de nuestro equipo de profesionales, que cuentan con los conocimientos necesarios para asegura la calidad y garantía de todos y cada uno de los trabajos realizados; respetando en todo momento estipulado en la normativa vigente, y respaldado con el correspondiente Certificado de Aplicación que se ampara en Ensayos de Laboratorio Oficiales válidos para cualquier Organismo Oficial que lo solicite.


Entre los servicios que ofrecemos se encuentran:

  • La protección pasiva en estructuras metálicas mediante el montaje de placa de fibrosilicato: la placa de fibrosilicato es un material de densidad media-baja, concebido para ofrecer distintas soluciones a la protección pasiva contra el fuego. Estas placas más el correcto emplastecido logran dar resultados estéticos con gran resistencia al fuego. La composición del producto está diseñada para utilizarse como revestimiento de estructuras metálicas y conformación de tabiquería, protegiéndolos de las altas temperaturas.
  • La proyección de lana de roca: la lana de roca es una lana mineral fabricada a partir de roca volcánica y se utiliza principalmente como aislamiento térmico y como protección pasiva contra el fuego en la edificación, debido a su estructura fibrosa multidireccional, que le permite albergar aire relativamente inmóvil en su interior. La estructura de la lana de roca contiene aire seco y estable en el interior que actúa como obstáculo a las transferencias de calor dada su baja conductividad térmica (entre los 0.050 W/(K·m) y 0.031 W/(K·m)); aislando tanto de temperaturas altas como bajas. Se trata de un material no combustible y conserva sus propiedades mecánicas intactas incluso expuesta a temperaturas superiores a los 1000°C.
  • La aplicación de pinturas intumescentes: las pinturas intumescentes se hinchan al calentarse lo que provoca que se cree una capa aislante alrededor de los elementos que recubren para formar una barrera aislante en forma de burbujas de gas inerte que retrasan la propagación de las llamas y la combustión. Se aplican principalmente sobre elementos estructurales para protegerlos del calor en caso de incendio y prolongar el tiempo disponible para la evacuación de personas.
  • La proyección de mortero de vermiculita: la vermiculita es un mineral formado por silicatos de hierro o magnesio cuya rápida elevación de temperatura genera una expansión conocida como exfoliación y da como resultado un producto que se usa como agregado liviano en construcción, dadas sus propiedades aislantes térmicas y acústicas. Además de ser químicamente inerte, la vermiculita expandida mantiene su capacidad de aislamiento entre 200°C y 1200°C. Su punto de fusión se sitúa en los 1370°C y la temperatura de reblandecimiento en 1250°C, siendo un mineral incombustible y químicamente muy estable a altas temperaturas lo que lo convierte en un material idóneo para la protección contra el fuego.
  • Los sellados ignífugos: prácticamente todos los edificios tienen numerosas instalaciones que atraviesan varios sectores y elementos de compartimentación donde existen huecos que favorecen la propagación del fuego, el humo y los gases en caso de incendio. Por tanto, debe preverse el sellado estanco de esos huecos con los materiales especialmente diseñados a tal efecto.
  • La protección pasiva contra incendios
  • El montaje de placas de pladur ignifugas y falsos techos

Profesionales en el tratamiento y control de plagas